La razón de existir del wedding planner nos queda muy clara a todos. Habrá quién considere que puede organizar su boda sin la intervención de algún facilitador, y aunque miles de parejas lo han hecho de esta forma, unas con más suerte que otras, esta entrada realmente no pretende convencer a nadie sobre la innegable verdad de que un organizador de bodas hará siempre tu vida mucho más sencilla.

Más allá de la comodidad y practicidad que significa contratar a un profesional, queremos hablar de lo indispensable que es la presencia de un intermediario cuando planeas hacer tu boda fuera de casa. El título “Fuera de casa, un wedding planner puede salvarte la vida” aunque tiene un sentido figurado, no es ninguna exageración, pues sin la intención de atemorizar a nadie, debemos adelantarles que la lista de cosas que pueden suceder “fuera de lo planeado” es inmensa, y seguros estamos de que lo último que los novios y su familia quieren hacer durante la boda, es tener que lidiar con la pesadilla que puede ser intentar resolver problemas sin éxito en un lugar con el cual no están familiarizados. Me explico:

Un organizador de bodas que proporciona sus servicios en digamos Cancún, Playa del Carmen o Tulum, pulido por la experiencia de años, tiene generalmente un dominio del destino que siempre lo dotarán de un plan B, C y hasta D en caso de que cualquier cosa falle. Un profesional de la industria del romance buscará siempre trabajar con los proveedores mejor calificados, los más formales, pero aún así, tendrá más de un proveedor de backup para cada servicio, en caso de que surja algún contratiempo. Desde la banda que tocará hasta el fotógrafo del evento, pasando por los proveedores de banquete, arreglos florales, amenidades etc.

Un wedding planner puede ayudarte a escoger la locación ideal para tu boda, pues conoce las virtudes y defectos de cada una y sabe explotar lo mejor de ellas. Sabe cómo reaccionar ante cualquier imprevisto relativo al clima o cualquier otra complicación, y todo sin que tus invitados lo noten.

Finalmente, y sin deseos de ser fatalistas, nos podemos incluso aventurar a decir que en un sentido menos figurado, y más literal, un wedding planer podría en efecto salvarte la vida a ti o a cualquiera de tus invitados, pues es deber de cualquier profesional conocer los protocolos de seguridad en caso de algún accidente, así como tener los contactos de servicios de emergencias y salud que pueden proporcionar una respuesta rápida y oportuna en caso de que sea necesario.

Dentro o fuera de casa, una boda es para disfrutarla, nuestro consejo es que no complicarte la vida. Tú y tu pareja pueden estar seguros de que la presencia de un profesional en la planeación del evento hará que todo salga como lo soñaron.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.